¡Avívanos Señor!

“Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien” (Sal 14:1).

“Solo cuando estemos ardiendo con el fuego de Dios, la llama del pecado no arderá en nosotros”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *